martes, 28 de abril de 2009

Mi suegra en el campo

Me había casado hacían ya seis años, mi esposa tenia la familia en la zona de campo en Misiones, y por problemas laborales estábamos radicados en la Patagonia, mi mujer tenia un trabajo muy importante, así que la posibilidad de ir a ver a su familia era escasa, con el constante pedido de la familia de ver a los nietos, me vi obligado a viajar solo con mis hijos para estar unos quince días en el campo con mi suegra. Ella era viuda desde muy joven, alta y bonita, y vivía sola en una chacra que manejaba sin problemas, dependían de ella cuadrillas de empleados, que por lo que me parecía le tenían hasta temor, indudablemente una mujer de carácter. Nunca había estado con ella mas allá de algunas horas, así que la posibilidad de quedar esos días en su casa no me resultaba muy atrayente. La convivencia empezó bastante normal, yo me levanba temprano y para no tener problemas salía a caminar o sacar fotos, volvía a la hora de almorzar, hacia una siesta y después concurría a un arroyó a pasar la tarde, por la noche compartía la cena, tomaba algún café y me retiraba al dormitorio que quedaba en la otra ala de la vivienda. Según me daba cuenta mi suegra vivía sola, a determinada hora las empleadas e retiraban a su vivienda, quedando la casa central solo con los que dormíamos allí. A los cinco días de estar me invito a conocer un extremo de la chacra que quedaba distante, y con un camino difícil, acepte, salimos temprano, con algo de lluvia, me ofreció manejar, lo que acepte, el camino era difícil ya que solo entraban carros, pero llegamos sin problemas, casi no hablamos, me quede impresionado del lugar selva virgen con un arroyo que serpenteaba entre piedras, no pudimos disfrutar del lugar por la lluvia, al volver, ocurrió lo imaginable, nos encajamos, trate de sacar el vehiculo pero era imposible, me ofrecí a ir caminando ya que seguía lloviendo muy fuerte, a lo que mi suegra negó, dijo que lo mejor era que vayamos los dos caminando y al otro día mandar otra camioneta, así lo hicimos, al instante de caminar quedamos empapados, allí pude notar, que debajo de la camisa mi suegra tenia una tetas espectaculares, para mas se le marcaban claramente los pezones al ser blanca la camisa, de la misma forma el vestido se le pegaba al cuerpo y dejaba ver una curvas muy marcadas, me coloque caminando detrás de ella para así mirar y no ser visto. Ver semejante culo moviéndose con la tela pegada a el me dejo al palo, además se traslucía una mini tanga roja, nos acercamos a un quincho de paja, que guardaba algunos elementos de trabajo, mi suegra comenzó a correr y me dijo que nos guareciéramos allí hasta que pase la lluvia, lo hicimos, yo me saque la camisa para estrujarla, y le dije, lastima que no hay nada para que se seque, le ofrecí mi camisa, no la acepto y se dirigió a un rincón, expresando, con que vos mires para otro lado es fácil, prometí que si, y lógicamente no cumplí, vi que se sentaba en un cajón, y de espaldas sacaba su camisa, estrujándola, para luego pasarla por su cuerpo secándose, incluso desprendió el corpiño y seco sus tetas, allí impulsivamente me pare y la tome de atrás, grito, pero la abrace fuerte tomando sus tetas, en mis manos y la obligue a pararse apoyando mi pija que ya explotaba contra su culo, se contorsiono tratando de zafarse, no la deje, la incline sobre el cajón que se había sentado, y levante su pollera, colocando la pija en su\n raja, apretando contra el borde de su calzón, se puso dura y grito, no se que decía, aparte su tanga y sin lubricación alguna solo la de mi pija que goteaba, la penetre, pataleo y grito, me puteaba, pero cuando comencé a bombear y apretar sus tetas, se quedo quieta, hasta me pareció que gozaba y me descargue en su interior, se separo violentamente y me cruzo la cara de una cachetada, trato de volver a pegarme pero le sujete las manos y volvió a quedar contra mi cuerpo, en el forcejeo caíamos al suelo, quedo frente a mi, y con una rodilla abrí sus piernas, y volví a penetrarla, trato de escupirme, pero le tape la boca con la mía, me mordió, pero igual metí mi lengua en su boca, y baje la cabeza a sus tetas, mordiendo y chupando sin ninguna lastima sus pezones, que ahora si note se endurecían, gritaba y gemía, pero su concha ya lubricada por mi acabada anterior se abrió a mi pija en su totalidad, me di cuenta que ya mas que luchar me sujetaba, al levantar la cabeza se\n prendió de mi cuello dándome donde esperaba que me muerda un chupón, me volvió mas loco todavía, y abriéndole las piernas las puse en mis hombros, allí sentí que mi pija hacia tope en su interior, y sentí sus gritos y arañazos en un orgasmo espectacular, volví a correrme en su concha, y aflojando el abrazo fue ella la que comenzó a besarme, no dijo nada, se sentó y estuvo un rato apoyada en mi pecho llorando, casi a la hora la empecé a besar otra vez, ahora respondía con mucha dulzura, bajo la cabeza y empezó a chupar mi pija, ",1] ); //--> nos acercamos a un quincho de paja, que guardaba algunos elementos de trabajo, mi suegra comenzó a correr y me dijo que nos guareciéramos allí hasta que pase la lluvia, lo hicimos, yo me saque la camisa para estrujarla, y le dije, lastima que no hay nada para que se seque, le ofrecí mi camisa, no la acepto y se dirigió a un rincón, expresando, con que vos mires para otro lado es fácil, prometí que si, y lógicamente no cumplí, vi que se sentaba en un cajón, y de espaldas sacaba su camisa, estrujándola, para luego pasarla por su cuerpo secándose, incluso desprendió el corpiño y seco sus tetas, allí impulsivamente me pare y la tome de atrás, grito, pero la abrace fuerte tomando sus tetas, en mis manos y la obligue a pararse apoyando mi pija que ya explotaba contra su culo, se contorsiono tratando de zafarse, no la deje, la incline sobre el cajón que se había sentado, y levante su pollera, colocando la pija en su raja, apretando contra el borde de su calzón, se puso dura y grito, no se que decía, aparte su tanga y sin lubricación alguna solo la de mi pija que goteaba, la penetre, pataleo y grito, me puteaba, pero cuando comencé a bombear y apretar sus tetas, se quedo quieta, hasta me pareció que gozaba y me descargue en su interior, se separo violentamente y me cruzo la cara de una cachetada, trato de volver a pegarme pero le sujete las manos y volvió a quedar contra mi cuerpo, en el forcejeo caíamos al suelo, quedo frente a mi, y con una rodilla abrí sus piernas, y volví a penetrarla, trato de escupirme, pero le tape la boca con la mía, me mordió, pero igual metí mi lengua en su boca, y baje la cabeza a sus tetas, mordiendo y chupando sin ninguna lastima sus pezones, que ahora si note se endurecían, gritaba y gemía, pero su concha ya lubricada por mi acabada anterior se abrió a mi pija en su totalidad, me di cuenta que ya mas que luchar me sujetaba, al levantar la cabeza se prendió de mi cuello dándome donde esperaba que me muerda un chupón, me volvió mas loco todavía, y abriéndole las piernas las puse en mis hombros, allí sentí que mi pija hacia tope en su interior, y sentí sus gritos y arañazos en un orgasmo espectacular, volví a correrme en su concha, y aflojando el abrazo fue ella la que comenzó a besarme, no dijo nada, se sentó y estuvo un rato apoyada en mi pecho llorando, casi a la hora la empecé a besar otra vez, ahora respondía con mucha dulzura, bajo la cabeza y empezó a chupar mi pija, la deje hacer y sentí que volvía a ponerme al palo, pensé que ya no podría, pero sentía tanta necesidad en ella que me calentaba otra vez, bese sus tetas, y su cara, me perdí en su boca, y pude darme cuenta que era una hembra en celo, desesperada, la senté en mi regazo y coloque mi pija quieta en su concha, aprisionando sus tetas, su concha se contraía una y otra vez, le pedí que se arrodille y baje su\n cabeza, me coloque detrás de ella y apunte mi pija a su culo, coloque la cabeza y pego un salto, la tranquilice, le dije que no le dolería, que se quede quieta, acaricie su espalda, con mi boca mordí su nuca, y de un solo empujón perdí mi pija en su culo, pego un alarido, trato de salirse, la sujete y me quede quieto pajeado su clítoris, jadeo y empezó a moverse, allí la empecé a bombear, su culo era ajustado como un guante, seguimos así hasta que note que tenia un orgasmo, sin lastima empecé un violento bombeo y volví a correrme en su interior, su culo aprisionaba mi pija mientras mi leche salía a borbotones, se quedo quieta y se la saque despacio gozando los apretones que su esfínter me pegaba, volvió a sentarse en mi regazo y con la cabeza en mi hombro vi que lloraba, la deje hacer, nos vestimos y empezamos a volver, no me hablo en todo el camino, esa noche cenamos sin decirnos nada, pero al acostarme abrió la puerta de mi\n dormitorio y se deslizo en mi cama desnuda, me pido que no le posea, que quería solo sentir calor, la abracé y se durmió así, al otro día, me pido que me vaya, que me acercaría al aeropuerto, que seguiría siendo mía cuando quisiera, que estaba muy feliz de sentirse tan mujer, pero que si me quedaba se enamoraría de mi, que amaba a mi esposa, que cada vez que nos encontremos seguiríamos cojiendo a escondidas, que nunca pensó que le pasaría algo así que su vida sexual penso estaba muerta, me dio un largo beso, la poseí una vez mas y me fui.",1] ); //--> la deje hacer y sentí que volvía a ponerme al palo, pensé que ya no podría, pero sentía tanta necesidad en ella que me calentaba otra vez, bese sus tetas, y su cara, me perdí en su boca, y pude darme cuenta que era una hembra en celo, desesperada, la senté en mi regazo y coloque mi pija quieta en su concha, aprisionando sus tetas, su concha se contraía una y otra vez, le pedí que se arrodille y baje su cabeza, me coloque detrás de ella y apunte mi pija a su culo, coloque la cabeza y pego un salto, la tranquilice, le dije que no le dolería, que se quede quieta, acaricie su espalda, con mi boca mordí su nuca, y de un solo empujón perdí mi pija en su culo, pego un alarido, trato de salirse, la sujete y me quede quieto pajeado su clítoris, jadeo y empezó a moverse, allí la empecé a bombear, su culo era ajustado como un guante, seguimos así hasta que note que tenia un orgasmo, sin lastima empecé un violento bombeo y volví a correrme en su interior, su culo aprisionaba mi pija mientras mi leche salía a borbotones, se quedo quieta y se la saque despacio gozando los apretones que su esfínter me pegaba, volvió a sentarse en mi regazo y con la cabeza en mi hombro vi que lloraba, la deje hacer, nos vestimos y empezamos a volver, no me hablo en todo el camino, esa noche cenamos sin decirnos nada, pero al acostarme abrió la puerta de mi dormitorio y se deslizo en mi cama desnuda, me pido que no le posea, que quería solo sentir calor, la abracé y se durmió así, al otro día, me pido que me vaya, que me acercaría al aeropuerto, que seguiría siendo mía cuando quisiera, que estaba muy feliz de sentirse tan mujer, pero que si me quedaba se enamoraría de mi, que amaba a mi esposa, que cada vez que nos encontremos seguiríamos cojiendo a escondidas, que nunca pensó que le pasaría algo así que su vida sexual penso estaba muerta, me dio un largo beso, la poseí una vez mas y me fui.